“El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que estas haciendo, entonces serás exitoso” ― Albert Schweitzer

La felicidad y el éxito.

BONNIE WARE, escritora australiana trabajó en cuidados paliativos acompañando a pacientes a quiénes les quedaban pocos meses de vida. En este proceso logró concluir que, el arrepentimiento que comúnmente manifestaban esas personas, era: “Ojalá hubiese tenido el valor de vivir una vida propia, no la vida que otros esperaban de mi“.

Es decir: deja de buscar la felicidad, y empieza a vivir la felicidad.

Un ESTUDIO REALIZADO POR JUNE GRUBER (PSICOLOGA DE YALE), sugiere que buscar constantemente

como ser feliz, puede generar angustia. Esto sucede cuando quienes la buscan, lo hacen PENSANDO en que todo lo que se sugiere realizar para alcanzar la felicidad, DEBE de hecho hacerlos felices, y no saben lidiar con la frustración, si los resultados no aparecen en tiempo y forma.

Esto nos afecta a todos, porque es un PARADIGMA que aún sigue instalado en la sociedad.

La presión cultural y social al respecto, nos ha llevado a creer que un título, un rol, una posición en una empresa, un cheque gigante a fin de mes, un proyecto que funciona, es lo que nos da la felicidad.

Pero: ¿qué seríamos nosotros entonces, si todo eso desaparece? En realidad, no está mal ni el cheque, ni la posición, ni el proyecto, lo que está errado es CONDICIONAR nuestra vida, y nuestra “felicidad” a eso, porque son cuestiones demasiado efímeras para que funcionen como único sostén de nuestra vida.

Por eso, el camino hacia el éxito, es completamente el inverso al que CREEMOS, e inclusive, se puede obtener mucho, pero mucho más de lo que imaginamos, si lo recorremos de esta manera.

Quién hace cosas para que todos los días pueda estar en PAZ, en PLENITUD y vivir momentos de FELICIDAD, puede TRIUNFAR en el resto de los desafíos de la vida: en las relaciones, en el trabajo, en la familia, etc.

Según un ESTUDIO REALIZADO POR SONJA LYUBOMIRSKY, Ph.D., de la Universidad de California, indica que cuando las personas se sienten felices, tienden a ser OPTIMISTAS, ENERGETICOS y a tener CONFIANZA en uno mismo, lo cual conlleva a que el resto encuentre a estas personas más AGRADABLES, SOCIABLES y CONFIABLES.

Las personas positivas y optimistas: 

no niegan los problemas, ni una realidad poco placentera, sino que tienen la suficiente SEGURIDAD personal, AMOR PROPIO, para saber que pueden cambiar el curso de las cosas, y transformar un momento triste, doloroso, o un fracaso, en una experiencia que nos hará más sabios, o fuertes para seguir avanzando.

Estos aspectos amplían las OPORTUNIDADES para:

concretar un negocio, para cumplir objetivos exitosamente, crear o desarrollar nuevas cosas, inclusive para conocer a una pareja, hacer más amigos, etc.

Entonces para SER MAS FELIZ, intenta dejar esa ciega ambición, ya que el cheque llegará, el auto, y el status, también llegará, si primero encuentras la PASION, la plenitud en lo que eres y haces.

La FELICIDAD es como una linda enfermedad o virus que se propaga a nuestro alrededor.

Un ESTUDIO REALIZADO POR BMJ GROUP concluye que la felicidad de la gente, depende en gran medida, de la felicidad de las personas con quién se conecta, pudiendo ser inclusive, un fenómeno colectivo.

Por eso, es necesario saber elegir quiénes estarán a nuestro lado, ya que la influencia tanto positiva como negativa, es muy grande.